El pasaporte hacia el futuro

“La educación es el pasaporte hacia el futuro, el mañana pertenece a aquellos que se preparan para él en el día de hoy”

Esta famosa frase, acuñada por Malcolm X y usada en múltiples ocasiones por diferentes personalidades, refleja la importancia que tiene la educación en los más jóvenes.

Y es que sólo con educación podemos valorar lo que nos rodea y respetar todas las formas de cultura, religión o pensamiento que existen.

Andrés Pérez Vázquez. CEO y Guía de apie

La Educación

Para poder convivir con el resto de seres que habitamos este maravilloso planeta es esencial el respeto, al cual se llega mediante la educación desde temprana edad.

¿Y dónde recibimos dicha educación?

No solo en el colegio, sino también en nuestros hogares, donde los padres juegan un papel fundamental.

Ellos tienen la responsabilidad de que crezcamos con unos valores, desarrollando una personalidad en la que nuestro entorno y nuestros semejantes son respetados.

No obstante, de nada serviría la enseñanza si se quedase sólo en palabras, por lo que los jóvenes necesitan ver que sus padres predican con el ejemplo. De hecho, todos los valores humanos son en gran medida hábitos derivados de las experiencias vividas.

Una de las formas más efectivas de educación en familia es, sin lugar a dudas, el turismo.

Salir de tu ciudad implica un viaje emocional y cultural con el que conocer otras culturas, costumbres o formas de pensamiento.

Es ahí donde los padres tienen mucho que mostrar a los hijos, enseñando a valorar el patrimonio monumental, etnológico o natural de cualquier rincón del mundo.

Para ello, los progenitores han de interesarse por conocer realmente el lugar visitado, para así adaptarse a sus tradiciones y valorarlo de la forma que lo haría un ciudadano local.

Asímismo debemos decir que no solo se viaja con una mochila o cogiendo un avión, sino también leyendo.

A través de la lectura puedes recorrer cualquier continente, conocer personajes y lugares pertenecientes a todas las culturas.

Así pues los padres vuelven a ser importantes, ya que deben transmitir a sus hijos la importancia que tiene leer para el desarrollo de su personalidad.

Sin embargo, además de viajar tanto mental como físicamente, lo más importante es conocer la ciudad y el entorno en el que vives.

Si no lo conoces,
¿cómo defenderlo?

Sevilla debería ser una ciudad atractiva no solo para turistas, sino también para sus ciudadanos.

Por todo lo que ha absorbido de diferentes culturas a lo largo de su dilatada historia, sería una pena que los sevillanos no descubriésemos todos sus rincones, además de las historias que se han desarrollado en sus calles o las leyendas que han surgido a través de sus personajes.

Sevilla merece ser conocida a fondo.

Así, al hilo del artículo, es muy estimulante para los más jóvenes que las rutas educativas incluyan a sus padres, para que ambos aprendan juntos y los últimos motiven a los primeros a echarse a la calle y comenzar a valorar a su ciudad como la más atractiva de todas.

Por ello, siempre a través del entretenimiento, es importante conocer junto con tus mayores los importantes monumentos ligados a la historia de Sevilla, su realidad social, sus costumbres populares o sus zonas verdes.

Descubrir tu propia ciudad puede suponer un gran viaje

¡Advertencia!

Nuestras visitas provocan un estado de satisfacción plena. Al finalizar podréis notar síntomas de felicidad, mayor grado cultural y pueden crear adicción respecto a Sevilla.

Síguenos en las redes sociales

Los Grandes Viajeros opinan sobre apie