Visita Sevilla en verano

Sevilla es un sitio maravilloso por lo que es recomendable su visita durante todo el año. Cada estación tiene sus ventajas e inconvenientes: por ejemplo la primavera y otoño tienen un color especial y una temperatura idónea; por contra hay mucha más gente por la ciudad que en otras fechas, traducido en colas para acceder a los monumentos algo más largas que el resto del año.

El invierno en Sevilla es suave por lo que pasear por sus calles es agradable, más aún en Navidad; en estas fechas la iluminación embellece la ciudad, aunque por otro lado se disfrutan menos horas de luz solar.

Y el verano tiene como gran ventaja la menor afluencia de visitantes, con lo que Sevilla casi se diría que pertenece a los que vendréis a conocerla. El inconveniente es sin duda la famosa caló sevillana; por eso, en este post te ayudaremos con unos consejos para que tu estancia sea más llevadera y plenamente satisfactoria.

Por ejemplo, te aconsejamos incluir la visita, si es que no lo ibais a hacer, a los dos monumentos principales de la ciudad: la Catedral de Sevilla y los Reales Alcázares.

Andrés Pérez Vázquez

CEO y guía de apie | Experiencias Guiadas

Nuestras recomendaciones

Empezando por la primera, lo ideal sería entrar en este gigantesco templo y excepcional museo al mediodía; o sea, dejar su visita para las horas de más calor. Y es que en su interior la temperatura es mucho menor, hasta tal punto que no te acordarás del verano. Cuando salgas puedes adentrarte por el barrio de Santa Cruz, uno de los barrios que componían la judería de Sevilla. Su laberinto de calles estrechas te protegerán del sol directo y su disposición hace que las plazas cuenten con una especie de aire acondicionado natural.

Si vais a estar al menos dos días en Sevilla te recomendamos hacer lo mismo con los Reales Alcázares. Es un lugar imprescindible por su desbordante belleza; y también es un lugar perfecto para huir del calor, ya que sus suntuosos palacios son un remanso de frescor.

Como sus fantásticos jardines están expuestos al calor, otra opción es que lo visites a primera hora. Más si cabe si solo vas a estar un día de visita en Sevilla, para así dejar para más tarde conocer la Catedral, cuando el sol apriete de veras.

Otras opciones interesantes pueden ser conocer cualquiera de sus Casas Palacio, también con patios y estancias más frescas. Por ejemplo puedes visitar el Palacio de Dueñas, la Casa de Pilatos o el Palacio de la Condesa de Lebrija.

Y como no conocer el Parque de María Luisa, un romántico lugar lleno de historia. Pasear por sus glorietas y avenidas repletas de árboles, o mojarte en sus múltiples fuentes, te ayudará sin duda a sobrellevar el rigor del calor veraniego.

Inspírate!

Como conocer estos lugares ya solo depende de ti. Lo puedes hacer por tu cuenta, perdiéndote por sus calles a tu ritmo; o por el contrario querer que un experto te descubra la historia de la ciudad, sus leyendas y  particularidades. De cualquiera de las maneras te animamos a hacerlo, a sentir Sevilla y descubrirla, créeme que no te dejará indiferente.

Aquí te dejamos algunas propuestas:

Ruta por Sevilla de noche
Visitia guiada a los Reales Alcázares de Sevilla
Visita guiada por la Catedral de Sevilla

¡Advertencia!

Nuestras visitas provocan un estado de satisfacción plena. Al finalizar podréis notar síntomas de felicidad, mayor grado cultural y pueden crear adicción respecto a Sevilla.

Síguenos en las redes sociales

Los Grandes Viajeros opinan sobre apie